Pagina nueva 1
 
  La RN 40
  La RN 40 en la Argentina
  La RN 40 en el Mundo
  Turismo en la RN 40
  Hojas de ruta
  Planifique su viaje
  Info del Acampante
  Estado de la Ruta
  Cuadro de Distancias
  Mapas de la Ruta
  Alojamientos
  Jujuy
  Salta
  Tucumán
  Catamarca
  La Rioja
  San Juan
  Mendoza
  Neuquén
  Río Negro
  Chubut
  Santa Cruz
  Restaurantes
  Clima en la RN 40
  Pronóstico del Tiempo
  Temperaturas Medias
  Precipitaciones Medias
  Turismo
  Oficinas de Turismo
  Parques Nacionales
  Parques Provinciales
  Patrimonios de la Humanidad
  Transporte
  Aeropuertos
  Líneas Aéreas
  Transporte de Pasajeros
  Terminales de Ómnibus
  Alquiler de Autos
  Seguridad
  Gendarmería Nacional
  Policía Federal
  Prefectura Naval Argentina
  Policías Provinciales
  Hospitales
  Información útil
  Turismo Aventura
  Cajeros Automáticos
  Cambio de Moneda
  Consulados
  Estaciones de Servicio
  Pasos de Frontera
  Guías/ Viajes y Turismo
  Actividades
  Arqueología
  Arte Regional
  Artesanía
  Cotos de Caza
  Guías de Caza
  La Ruta del DIno
  El Camino del Inca
  La Ruta del Vino
  Museos
  Principales Pesqueros
  Centros de Ski
  Localidades
  Enlaces web
  Información de interés
  Recomendaciones
  Autoturismo
  Biciturismo
  Galería de fotos
 
 
Pagina nueva 1

 home  I  contáctenos  I  mapa del sitio   

Los que hacemos RUTANACIONAL40
     
 

CAMINO DEL INCA
(QHAPAQ ÑAN o INCA ÑAN)

en la Ruta Nacional 40

 

 

 
 
       
               
 
 
     
 

Salta - Por los caminos del Inca – (Resumen)
por el Lic. Christian Vitry - UNSA

Cuando los conquistadores ingresaron a las indómitas tierras andinas no pudieron evitar su admiración por la vialidad imperial de los Incas. El cronista Cieza de León tras ingresar al Tahuantinsuyu comentó: "De Ipiales (Colombia) se camina hasta una provincia pequeña que ha por nombre Guaca y antes de llegar a ella se ve el camino de los Ingas tan famoso en estas partes como el que Aníbal hizo por los Alpes... Creo que si el emperador quisiere construir un camino real que se parezca al que va del Cuzco a Quito o que parte del Cuzco para ir a Chile, pese a todo su poder, no ha de lograrlo".

El Qhapaq ñan o Inka ñan (camino del Inca) era en realidad mucho mas que una simple vialidad que unía las diferentes geografías y ecosistemas del Tahuantinsuyu, representaba la presencia simbólica del poder y autoridad del Estado Inca, cuyo uso era exclusivo de sus miembros, existiendo un riguroso control mediante puestos de observación y vigilancia distribuidos de manera equidistante y conectados visualmente entre sí. Además, los Tampus o Tambos que eran los alojamientos para el Inca o los viajeros en misión oficial, como así también especies de depósitos donde se almacenaba comida, leña, forraje, ropas, armas y otros tantos productos necesarios para el incanato y su sistema de control estatal.

Los caminos incaicos fueron erigidos con una finalidad práctica en función del tráfico pedestre de hombres (entre los que se encuentran los conocidos chasquis o mensajeros) y animales, es decir las llamas, que con su capacidad de transportar entre 30 y 40 Kg en su lomo, eran muy utilizadas para el traslado de minerales y productos de toda índole entre diferentes regiones del imperio.

Donde el terreno era aplanado trazaban una recta perfecta, a veces de varios kilómetros como el caso de la recta de Tin Tin, actual ruta vehicular de los Valles Calchaquíes que fuera otrora camino precolombino; otro elemento distintivo fue el de unir dos puntos o localidades empleando la menor distancia posible, sin por ello olvidar u obviar la disponibilidad de agua y la menor inclinación del terreno. Las diferentes técnicas aplicadas a la construcción de estos caminos se adaptaban sobremanera a los viajeros, cuyo objetivo se orientaba a reducir a la mínima expresión el esfuerzo y desgaste físico. Las rampas que descienden a las quebradas o que suben colinas por lo general no superaban los 20º de inclinación.

El alto grado de sofisticación constructiva está representado por los puentes fijos, puentes voladizos de madera o roca, puentes colgantes, puentes flotantes, escalinatas, cables carriles, rampas y enormes taludes o paredes artificiales construidas sobre precipicios y laderas abruptas, a fin de mantener la línea del camino y el nivel altitudinal.

Caminos de esta naturaleza y "santuarios de altura" fueron observados en montañas del NOA como el volcán Llullaillaco de 6739 metros, el Nevado de Chañi de casi 6000 m, el conocido Nevado de Acay de 5716 m, el volcán centropuneño Quehuar de 6130 m, entre otros, y solo por mencionar a los mas conocidos de una casi treintena de los andes salteños y alrededor de doscientos en toda la cordillera sudamericana.

Un investigador pionero de la "Vialidad Imperial de los Incas" (como se titula una de sus obras, publicada en 1963) fue León Strube Erdman quien con relación a la provincia de Salta y la vialidad incaica que por su centro la atraviesa comenta: "...La prolongación de la ruta por Humahuaca y en línea recta se presenta en los llanos de la Almona de Jujuy y de San Antonio de Perico pasando por La Caldera al valle de Lerma en toda su extensión hasta Guachipas, cuyo ramal a Pampa Grande descubrió el mismo fundador de Salta, el Licenciado Lerma.
Tres grandes comunicaciones hacia el O. posee el vasto valle de Lerma: Por la quebrada del Toro, llamada hasta el siglo pasado Quebrada del Perú, tramo cómodo a La Puna; por la quebrada de Escoipe al valle Calchaquí superior y por Las Conchas al valle Calchaquí inferior, todos recorridos por la vía principal serrana del Inca.

Hablan, asimismo, españoles de caminos existentes desde Jujuy al Siancas o Mojotoro rumbo a la llanura de Metán o Mitana donde topó Heredia, en su vuelta al Perú, con indios Keshuas. [...] Por ahí va un antiquísimo camino hasta Copolique, pueblo estación de Rosario de la Frontera a Antilla y Tucumán. Otro camino antiguo parte de Rosario de la Frontera por el Cebilar a Candelaria y por Lampaco al Medina siguiendo los llanos de Tucumán."


Camino del Inca en la Quebrada de Las Conchas - Salta

por el Lic. Christian Vitry - Edición: Agenda Cultural del Tribuno del 07 de enero de 2001

El camino a Cafayate por la Quebrada de Las Conchas es uno de los atractivos turísticos más importantes de nuestra provincia, la majestuosidad de su policromo paisaje, la interesante historia geológica y cultural, hacen de este recorrido un clásico para los viajeros. Recientes investigaciones arqueológicas llevadas a cabo por investigadores de la UNSa en la quebrada Las Conchas, evidenciaron la existencia de un hermoso tramo de camino incaico ubicado a escasos metros de la ruta nacional 68.

El tramo de camino incaico identificado en la quebrada de Las Conchas se ubica en el paraje conocido como "Las Ventanas", pudiéndoselo observar desde el vehículo a escasos metros de la ruta. Se trata de una rampa de 50 metros de longitud sobre una pendiente lateral que salva un desnivel de 60 metros de altitud. Posee taludes o muros de refuerzo superiores a un metro y está construido con rocas graníticas canteadas y/o seleccionadas, que le otorgan solidez y belleza estética. Pese a los siglos transcurridos y los fuertes procesos erosivos de la comarca, los muros que sostienen el camino se mantuvieron erguidos.

Por ejemplo, donde el terreno era aplanado trazaban una recta perfecta, a veces de varios kilómetros como la recta de Tin Tin, actual ruta vehicular de los Valles Calchaquíes que fuera otrora camino precolombino; otro elemento distintivo fue el de unir dos puntos o localidades empleando la menor distancia posible, sin por ello olvidar u obviar la disponibilidad de agua, la menor inclinación del terreno y otras características vinculadas con la geomorfología que hoy nos sorprenden.

Tres grandes comunicaciones hacia el O. posee el vasto valle de Lerma: Por la quebrada del Toro, llamada hasta el siglo pasado Quebrada del Perú, tramo cómodo a La Puna; por la quebrada de Escoipe  al valle Calchaquí superior y por Las Conchas al valle Calchaquí inferior, todos recorridos por la vía principal serrana del Inca.
En la quebrada del Toro, nuestras investigaciones comprobaron la existencia de numerosos puestos de observación y control distribuidos en torno al camino de manera equidistante y conectados visualmente entre sí, lo que implica que hubo un riguroso control territorial.

 
     
Pagina nueva 1
 
 

 

 

 

 

 

 

 

Pagina nueva 1
Rutanacional40 © 2006. Registro de la Propiedad Intelectual (en trámite).
Todos los Derechos reservados. Prohibida su reproducción total o parcial. Ley 11.723.

Powered by
3G Design