Pagina nueva 1
 
  La RN 40
  La RN 40 en la Argentina
  La RN 40 en el Mundo
  Turismo en la RN 40
  Hojas de ruta
  Planifique su viaje
  Info del Acampante
  Estado de la Ruta
  Cuadro de Distancias
  Mapas de la Ruta
  Alojamientos
  Jujuy
  Salta
  Tucumán
  Catamarca
  La Rioja
  San Juan
  Mendoza
  Neuquén
  Río Negro
  Chubut
  Santa Cruz
  Restaurantes
  Clima en la RN 40
  Pronóstico del Tiempo
  Temperaturas Medias
  Precipitaciones Medias
  Turismo
  Oficinas de Turismo
  Parques Nacionales
  Parques Provinciales
  Patrimonios de la Humanidad
  Transporte
  Aeropuertos
  Líneas Aéreas
  Transporte de Pasajeros
  Terminales de Ómnibus
  Alquiler de Autos
  Seguridad
  Gendarmería Nacional
  Policía Federal
  Prefectura Naval Argentina
  Policías Provinciales
  Hospitales
  Información útil
  Turismo Aventura
  Cajeros Automáticos
  Cambio de Moneda
  Consulados
  Estaciones de Servicio
  Pasos de Frontera
  Guías/ Viajes y Turismo
  Actividades
  Arqueología
  Arte Regional
  Artesanía
  Cotos de Caza
  Guías de Caza
  La Ruta del DIno
  El Camino del Inca
  La Ruta del Vino
  Museos
  Principales Pesqueros
  Centros de Ski
  Localidades
  Enlaces web
  Información de interés
  Recomendaciones
  Autoturismo
  Biciturismo
  Galería de fotos
 
 
Pagina nueva 1

 home  I  contáctenos  I  mapa del sitio   

Los que hacemos RUTANACIONAL40
     
 
 
 

 
       
 
 
 
 
 

ARQUEOLOGÍA

 
 


www.moreno.gov.ar

Definición
La Arqueología es la ciencia que reconstruye el pasado del hombre a través del estudio e interpretación de sus restos de cultura material y de todo otro resto o evidencia de la acción humana. Ese pasado puede ser desde remoto hasta muy reciente, como veremos más adelante.
Esta definición incluye tres palabras:”cultura”, “hombre” y “pasado”, que nos sirven de base para analizar las relaciones de la Arqueología con otras ciencias.

La ciencia que estudia al hombre, tanto a nivel físico como cultural, es la Antropología. Dado que abarca un campo tan amplio se la divide en tres ramas principales:

• Antropología Física o Biológica: estudia las características físicas o biológicas del hombre y su evolución.
• Antropología Cultural o Social: estudia las culturas y las sociedades actuales.
• Arqueología

Cada una de estas ramas se subdivide, a su vez, en diversas especialidades.

Sin embargo, ese estudio del “pasado del hombre” hace que la Arqueología también se asemeje a la Historia. La diferencia reside en que la Historia hace ese estudio mediante el análisis de documentos escritos. La Arqueología, en cambio, al no interpretar documentos, puede dedicarse a investigar grupos humanos que no conocieron la escritura, por lo que tradicionalmente se la relacionó con la Prehistoria y se la llegó a considerar una “ciencia auxiliar” de la Historia.

Arqueología y Paleontología
Ésta última ciencia estudia los restos fósiles y las huellas de toda forma de vida extinta, mientras que la Arqueología, se dedica solamente al fenómeno humano, pese a que en algún momento ambas ciencias pueden coincidir en un mismo sitio (por ejemplo, puede encontrarse fauna extinta junto con objetos hechos por el hombre , ambas ciencias son absolutamente independientes.
Sin embargo, por definición, la Paleontología puede incluir el estudio de los ancestros del hombre moderno, como de hecho sucede en algunos países.

La investigación arqueológica
La tarea del arqueólogo se divide en dos etapas: la investigación de campo y la de laboratorio. Ambas se retroalimentan y no pueden existir de manera independiente.
Toda investigación científica tiene su punto de partida en las hipótesis (afirmaciones que implican diversos grados de suposición) que derivan de las preguntas que el arqueólogo se hace al analizar materiales o al leer informes de investigaciones previas.
Durante el trabajo de campo, el investigador estudia el sitio que sirve como fuente de evidencias que se utilizarán para contrastar esas hipótesis con la realidad.
En el sitio arqueológico el investigador obtiene vestigios de cultura material, dibuja planos con la ubicación a escala de esos materiales, toma medidas, fotografías, muestras de suelo, etc. Lleva un diario de campo donde anota todo lo que sucede durante el trabajo, jornada a jornada, ya que tanto los hallazgos como la ausencia de los mismos se convierten en datos imprescindibles a la hora de reconstruir el pasado de una sociedad.

Toda esta información constituye el registro arqueológico, el cual debe ser muy detallado porque una vez que el arqueólogo interviene en un sitio lo modifica de tal manera que es imposible que retorne a su estado inicial.
La información que encierra el registro arqueológico permite que el arqueólogo no sólo estudie los vestigios de cultura material sino que reconstruya las acciones humanas y naturales que dieron forma al sitio a lo largo del tiempo. Cualquier elemento o información faltante puede alterar la interpretación que el arqueólogo realice a partir de los datos conocidos. De aquí la importancia de preservar y proteger los sitios, no sólo mediante leyes, sino creando conciencia en la población.

Sin embargo, la investigación llevada a cabo posteriormente en el laboratorio es de igual trascendencia. El análisis de los datos obtenidos en el campo es un trabajo que implica una gran inversión de tiempo, paciencia y dedicación; y es la única manera de desentrañar la información que esos datos contienen.

¿Qué es un sitio arqueológico?
Según una definición comúnmente aceptada, un sitio arqueológico es un lugar donde pueden hallarse huellas significativas de la acción humana (Renfrew y Bahn, 1993).
El arqueólogo es quien determina si un sitio es arqueológico o no, y si es conveniente excavarlo o simplemente registrarlo (ubicarlo en un mapa, fotografiarlo, dibujar un plano del sitio). En este último caso, también depende del arqueólogo decidir si se hace una recolección de los materiales culturales que pueden aparecer en la superficie. Todas estas determinaciones obedecen al marco teórico y a las hipótesis con las que trabaja el investigador.

La variedad de sitios es muy grande, se pueden clasificar por su antigüedad, su función, su duración, etc. Cada uno de ellos, como ya hemos aclarado, es estudiado por una rama particular de la Arqueología. Por ejemplo:

• Arqueología Prehistórica: estudia las culturas más antiguas, que no tuvieron escritura. Se divide en distintas especialidades: cazadores recolectores, culturas agroalfareras, etc.

• Arqueología de Tiempos Históricos: estudia las sociedades que tienen documentos escritos. Sus especialidades son: urbana, rural, industrial, etc.

• Arqueología Subacuática: investiga los restos de naufragios y los sitios que pueden haber quedado sumergidos por diversas causas (inundación, aumento del nivel del mar, etc.)

• Arqueología de Alta Montaña: se interesa en los sitios ceremoniales ubicados en las altas cumbres.

• Arqueología de Rescate: actúa rápidamente en sitios que corren peligro de ser destruidos.

• Etnoarqueología: establece las relaciones entre el comportamiento humano y los restos de cultura material, mediante la observación de grupos actuales.

Éstas son tan sólo algunas de las diversas ramas de la Arqueología actual, y todas ellas se practican en nuestro país. Es necesario reconocer que en ciertos casos los límites entre las especializaciones son elásticos y se producen combinaciones. Por ejemplo, un naufragio puede ser estudiado por la Arqueología Subacuática y por la Arqueología de Tiempos Históricos. Por ese motivo, los equipos arqueológicos suelen contar con especialistas de distintas áreas.

 
     
Pagina nueva 1
 
 

 

 

 

 

 

 

 

Pagina nueva 1
Rutanacional40 © 2006. Registro de la Propiedad Intelectual (en trámite).
Todos los Derechos reservados. Prohibida su reproducción total o parcial. Ley 11.723.

Powered by
3G Design